jueves, 30 de marzo de 2017

EL CARRITO DE BEBÉS QUE TODAS LAS MAMÁS QUIEREN

La tecnología a ha creado el carrito del futuro.



Smartbe Stroller es un cochecito de bebé autopropulsado que no se separa de nosotros

Cochecitos de bebé hay de muchos tipos, y seguro que los que habéis tenido conocimiento del asunto, sabéis que pueden llegar a tener un precio muy alto, tanto que el mercado de segunda mano funciona bastante bien. Pues para elevar el asunto a un nivel tecnológico mayor - también en los euros -, aparece el Smartbe Stroller.

Bueno, más que aparecer, Smartbe lo tiene en desarrollo. Se trata de un cochecito que es capaz de moverse solo, gracias a la propulsión eléctrica que llega a sus ruedas. Da un poco de miedo esto de que se menee sin ponerle la mano encima, pero o nos fiamos de la inteligencia y capacidad de todos estos cacharros autónomos que están apareciendo, o nos quedamos fuera de juego.

Aprovechando la electricidad, se crean tres modos de funcionamiento. El primer es completamente eléctrico, es decir, el coche se mueve solo. El segundo es un modo de asistencia, que nos ayuda a mover el carro en la dirección que marcamos.

El último modo es completamente manual, para el que así lo requiera, o para cuando se acaben las baterías, que tienen una autonomía de unas cinco horas.

El carro no se aleja del conductor

Nos detenemos en el primero modo de funcionamiento, que creo que quedará bastante claro en el siguiente vídeo.

En él la Smartbe Stroller nos persigue, no se separa del usuario del cochecito, que está conectado a él de dos formas: sin cables a su teléfono, con cables a su persona. Si ese cordón se suelta por cualquier circunstancia, el cochecito frena de inmediato.

Aquí no terminan las bondades del carrito, de él sale energía para cargar otros productos electrónicos, puede calentar biberones, hay una cámara para ver lo que hace el niño desde una posición alejada del carro, podemos reproducir música en su sistema de audio integrado, o incluso hay una pantalla en el mango que nos informa sobre parámetros, como la temperatura del crío.

Hablamos de un producto que busca financiación en Indiegogo, y del que no podemos sacar demasiadas conclusiones ya que acaba de ser introducido en la plataforma y lleva muy poco recaudado de los 80.000 dólares de meta que se han puesto.