martes, 28 de marzo de 2017

NACE SIN CEREBRO Y 4 AÑOS DESPUÉS LOS MEDICOS NO DAN CRÉDITO

La naturaleza se abre camino en los lugares más inesperados



Este niño desafió todos los pronósticos de los médicos y podrá cumplir su sueño

Las expectativas de vida para Noah Wall no eran muy altas, todos pensaban que iba a morir a los pocos días de haber nacido en el año 2012. Cuando lo examinaron, sus resultados indicaron que padece Espina bífida, una enfermedad que consiste en la malformación del tubo neural que no permite el cierre total de las vértebras.

Además de eso, también padece hidrocefalia. Tan solo tenía un 20% de funcionamiento cerebral, así que los doctores le dijeron a sus padres Shelly y Rob que se prepararan para lo peor… ¡Qué duro ha debido ser ese momento!

Si el bebé sobrevivía, esperaban que fuese severamente discapacitado tanto mental como físicamente. Sin embargo, a sus dos años de edad estaba sentado derecho, cantando y jugando felizmente.

Ahora, a los cuatro años, Noah continúa desafiando las expectativas y ha tenido un cambio positivo muy notable. Los exámenes del año pasado revelaron que su cerebro ha podido desarrollarse casi en un 80% y ahora va a comenzar la escuela.

Asistirá a la Allonby Primary School en Cumbria un día a la semana. “No quería que fuera a una escuela especial ya que no me gustaría que se perdiera la educación corriente y todas las experiencias que eso conlleva”, dijo Shelly, la mamá de Noah.

“Elegimos Allonby porque es una escuela pequeña, de dimensiones reducidas. Eso va a ayudarlo ya que no habrá tanto ruido. Él sigue siendo sensible a los sonidos, a veces tiene que cubrir sus orejas”.

“Quiero que tenga una elección, que pueda ver lo que es estar en una escuela corriente. Si quiere ir dos veces por semana, no lo voy a detener. Noah está emocionado, ya tiene preparados sus lápices, libros y bolsa”