viernes, 14 de julio de 2017

EL ASPIRADOR GIGANTE DE CO2 - NUEVO INVENTO

Limpiemos nuestros cielos con un aspirador!



Aspiradores gigantes para absorber CO2

A grandes males, gigantescos remedios. Y ya nadie puede negar que el cambio climático es una gran mal. Bueno, Trump puede, pero ese es otro tema. Así que el reto del incremento de la temperaturas globales hace necesario plantear soluciones imaginativas y sobre todo audaces. Como por ejemplo aspiradores monstruosos. El CO2 está en el aire

Esta es la apuesta de la empresa suiza Climaworks. Literalmente, absorber el CO2 atmosférico por medio de enormes turbinas. Las aspiradoras están provistas de filtros que capturan el dióxido de carbono. El aire libre de ese compuesto es devuelto, limpio, al medioambiente.

Una vez que el filtro está lleno de CO2 se recalienta, utilizando procesos de bajo consumo de energía, hasta los 100 grados centígrados. Ese calentamiento produce una reacción química que libera el gas que de nuevo se captura y se condensa en recolectores.

Una vez que se obtiene el concentrado de CO2, el gas se puede emplear en la fabricación de diversos productos que van desde fertilizantes a combustibles. Y el filtro, ya libre de dióxido, puede ser reutilizado infinidad de veces. Aspiradores para tragar 5.000 kilos de gas

Climateworks fabrica distintos aspiradores de CO2. Van desde una capacidad de eliminación de gas atmosférico de 135 kilos al día hasta los casi 5.000 kilos al día.

Según sus cálculos, 3,3 kilómetros cuadrados de plantas de absorción de gas equivaldrían a más de 6 millones de kilómetros cuadrados en cuanto a la capacidad de eliminar gas de efecto invernadero de la atmósfera. Es decir, habría que cubrir más de la mitad de Europa de bosques. Aunque es una perspectiva romántica parece realmente utópica.

Además, estas plantas no requieren agua para su funcionamiento. El único inconveniente, como suele ocurrir en estos casos, es que aún es una tecnología costosa, por encima de otros sistemas de recolección de dióxido, como pueden ser las plantas de bioenergía a partir de CO2.