jueves, 27 de abril de 2017

EL COCHE QUE SE SALTARÁ CUALQUIER ATASCO!

Ya me había cansado de esperar en la carretera!




Hora punta, carretera de acceso a una gran ciudad. Esas dos variables tienen una consecuencia clara: atasco. El elevado tráfico es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las grandes ciudades y suele acabar con la paciencia de más de un conductor. La búsqueda de nuevas soluciones no cesa, la última es Hum Rider, un coche capaz de elevarse para pasar por encima del resto de vehículos. ¿Quién hablaba de atascos? ¿Cómo es Hum Rider?

Hum Rider es un Jeep Cherokee Wagon modificado en el que, con solo pulsar un botón, se eleva la carrocería y se ensancha la base de las ruedas. ¿Para qué? Para tener el alto y ancho suficiente para pasar por encima de los coches. Sus ruedas fueron sustituidas por neumáticos de camión de carga, más grandes que las habituales.

3.855 kilos de peso (1.400 más que un Jeep convencional) y una altura máxima de 2,8 metros suficientes para salvar cualquier obstáculo que se ponga por medio de la carretera. Además, sus 4 cámaras ofrecen una señal en directo que puede verse en una pantalla en el interior del coche, gracias a la cual se pueden evitar daños a otros vehículos.

El sistema cuenta con más de 92 líneas hidráulicas alimentadas por un motor Honda que proporciona la energía necesaria (hasta 900 libras de presión) para que el coche suba o baje.

La mala noticia es que no verás a Humb Rider por las calles ya que no es más que una campaña de publicidad del operador estadounidense Verizon.

Ahora solo falta que otros se animen a desarrollar el vehículo para conseguir evitar los tan molestos atascos de cada mañana. Eso sí, sus creadores, la empresa A2Zfx, ya han dicho que desarrollarlo es ‘impagable’.

No es la primera vez que vemos un vehículo que va por encima de los coches. En China se estrenó Transit Elevated Bus, un autobús capaz de circular por encima de los coches. Al elevarse, simulaba una especie de túnel, en el que los coches circulaban por debajo sin suponer ningún impedimento.

El autobús se elevaba por encima de los coches hasta los 2,4 metros, tenía 22 metros de largo y era capaz de transportar a 300 pasajeros a una velocidad de 65 km/h.

Aunque el proyecto era realmente ambicioso y se esperaba que circulara a finales de 2016, poco después de realizar su primer trayecto de prueba, el autobús quedó parado por la falta de inversiones.