lunes, 19 de junio de 2017

INVENTAN EL PRIMER JET ELÉCTRICO QUE DESPEGA VERTICALMENTE

De helicoptero a avión en un periquete!



Lilium, un jet privado de despegue vertical para el día a día (del futuro)

Es un híbrido entre avión y helicóptero que puede despegar desde cualquier sitio, incluso desde un patio de 15x15 metros

Baviera no es sólo fútbol, la región más rica de Alemania es uno de los cinco hotspots aeroespaciales del mundo: aquí se encuentran la Agencia Espacial Europea (ESA) y la sede central del Observatorio Europeo Austral (ESO). Buscando desarrollar alternativas comerciales, la ESA inauguró en 2009 su incubadora de negocios para compañías startup Business Incubation Centre o «ESO BIC Baviera», siguiendo el amor de los alemanes por las siglas, que entre sus primeros frutos se encuentra este avión de despegue y aterrizaje vertical, el primero del mundo para uso personal: un aparato eléctrico de dos plazas llamado «Lilium» que abre las puertas a un nuevo tipo de híbrido entre avión y helicóptero, más simple, más silencioso, más ecológico y disponible a partir de 2018.

Mientras el Bayern de Múnich ha fichado a la joven joya del fútbol luso, ESO BIC Baviera está enfocado a las promesas de la ingeniería aeroespacial, para lo cual ofrece cantidades y facilidades algo menores que al traspaso de Renato Sanches: un aporte de 50.000 euros y un préstamo de otros 50.000, una residencia de hasta dos años en una de sus cuatro instalaciones —Oberpfaffenhofen, Ottobrunn, Nürnberg y Berchtesgadener Land— y la asesoría directa de empresas colaboradoras como Airbus Defence & Space. «Lilium» es el producto de una residencia en ESO BIC Baviera (el 29 de agosto es el próximo deadline para presentar proyectos), que realizó entre febrero de 2015 y enero de 2017 la startup que dirige Daniel Wiegand.

Uso cotiano

«El objetivo es desarrollar un avión para su uso en la vida cotidiana» ha explicado Wiegand, uno de los cuatro fundadores de Lilium Aviation: «Se trata de un avión que puede despegar y aterrizar verticalmente y no necesita la infraestructura compleja y costosa de un aeropuerto», explica el joven ingeniero aclarando que para reducir ruido y contaminación usa motores eléctricos por lo que «también puede usarse cerca de zonas urbanas». Los cuatro ingenieros y estudiantes de doctorado de la Universidad Técnica de Múnich han demostrado el concepto con varios prototipos a escala de 25 kilos y ahora están desarrollando su primer avión ultraligero de despegue y aterrizaje vertical.

El jet Lilium combina los beneficios de helicópteros y aviones de ala fija, evitando sus inconvenientes, con el objetivo de despegar verticalmente desde casi cualquier lugar, incluso desde un patio trasero, ya que solo necesita una superficie plana abierta de unos 15x15 metros. El vehículo clasificado como un avión ligero deportivo para dos ocupantes, del que no ha trascendido el precio —como tampoco el del fichaje de Mats Hummels—, requiere licencia de piloto con una formación mínima de 20 horas y está destinado a vuelos de recreo de un día, en condiciones de buen tiempo y en un espacio aéreo no congestionado hasta 3.000 metros de altitud.

El aparato puede viajar hasta 400 km/h y su control por ordenador para el despegue y aterrizaje vertical es esencial para un vehículo dirigido al transporte personal. El Lilium puede incluso llegar a destronar el uso del helicóptero, más lentos e ineficientes en comparación a los aviones, además de requerir licencias complejas y costosas.