lunes, 19 de junio de 2017

VAS A FLIPAR CON ESTE NUEVO TECLADO

Una nueva herramienta para crear música



La historia

Todo empezó cuando mi alumno Manuel (12 años) llegó a clase impresionado por el teclado que había visto en el último single de Duran Duran en la MTV.

Debo reconocer que era la primera vez que veía algo similar, así que me dispuse a investigar un poco con el fin de poder explicarle qué tipo de teclado era esa pieza de diseño que sale tocando el mítico Nick Rhodes en Pressure Off. Y resulta que Roli (una pequeña empresa británica de electrónica de sonido) parece estar desarrollando una verdadera revolución en el mundo de los teclados digitales. Si bien la época de los sintetizadores ya dejó de ser lo que era hace años, el Roli parece ser un elemento realmente interesante que podría significar un cambio en la forma de tocar instrumentos de teclas: lo que a primera vista se trata de un teclado electrónico de diseño futurista, se trata de un teclado con líneas suaves y armonizadas que sustituye las teclas teclas tradicionales con una especie superficie de goma continua con teclas en forma de ola. Esto permite que el músico seleccione una infinita variedad de tonos, manipulándolos en en un vertiginoso abanico de posibilidades.

El teclado.

Dicha superficie de goma (que por cierto Roli tiene pendiente de patentar) parece ser bastante sensible, permitiendo que distintos niveles de presión de los dedos suponga un sonido más fuerte y débil, además conseguir que el deslizado de dedos suponga una acción muy similar a la de los músicos de instrumentos de cuerda cuando ejecutan un vibrato. Con esto se consigue (según Roli) tener un control mucho mayor y una implicación física hasta ahora imposible sobre el sonido generado por un teclado.

Según Roland Lamb (el presidente de la empresa) “el sonido del piano ha sido siempre muy pixelado, esto es, con elementos discretos (o suena o no suena) y sólo uniéndolos entre sí, se consigue una sonoridad continua. Sin embargo, otros instrumentos como el violín, viola, cello, tienen una resolución sonora mucho mayor debido a que el sonido es continuo y cambiante sin saltos entre notas. Esto es lo que hemos conseguido con Roli Seaboard, darle continuidad al piano”.

Y en el fondo parece que tiene sentido, se busca más que dar linealidad al devenir de las notas, conseguir un enlace más natural y artístico. Personalmente, sin haber podido tocar uno, imagino que llevará un tiempo de adopción para los músicos, ya que entiendo es necesario un cambio de mentalidad a la hora de ejecutar y sobre todo escribir la música que querríamos tocar con el Seaboard. Por otro lado, confío en el mundo de posibilidades que se abre ante un intérprete tocando un Seaboard, con una cantidad de matices que jamás antes podría haber imaginado. Aquí un ejemplo de cómo suena lo que comentamos:

El teclado existe en tres versiones diferentes: uno de 37 teclas llamado Studio y que cumple la función de teclado versatil capaz de ser transportado para bolos así como de estar fijo en un estudio. Su precio es de 2.199€ y según la web de Roli, tiene un tiempo de entrega que ronda los 5-10 días. A continuación tenemos el Seaboard GRAND, de 61 teclas y ya orientado a estar fijo en estudio, aunque sigue siendo un tamaño que puede ser transportado sin problemas. Tiene un peso de 7kg y las dimensiones son (93 cm x 33 cm x 2,5 cm) por un precio de 3.499€. Finalmente está la edición limitada del GRAND de 88 teclas y un precio de 8.888€.

Diferentes modelos de teclado digital Roli

Las sensaciones.

En conclusión, se trata de una innovación de algo que en el fondo ya existía (recordemos que desde hace años hay teclados electrónicos con la capacidad de “estrujar” o “doblar” notas mediante un contoneo de los dedos que tocan la tecla) pero que aporta un elemento clave este concepto, y es la superficie de goma de alta sensibilidad. ¿Conseguirá penetrar en el mercado de instrumentos musicales? Supongo que esa es la gran pregunta… En un mercado saturado por una oferta inmensa, en la que los sintetizadores se han convertido casi en piezas de museo, la producción de este tipo de teclados en ocasiones está más orientada a ser comercializada como un producto de lujo, muy exclusivo y con un público objetivo muy concreto (productores, arreglistas y djs) que al mercado masivo de estudiantes y amantes de la música. Es en cualquier caso una noticia interesante, y una muestra de que la música evoluciona, junto con sus instrumentos.