miércoles, 7 de junio de 2017

LA NUEVA ENERGÍA EÓLICA

Más barata y segura!




¿Aerogeneradores sin aspas? Una nueva tecnología renovable ha nacido para revolucionar el panorama eólico y…¡sorpresa! es española. Bueno esto tampoco tiene mucho de sorprendente, ya que España es exportadora de tecnología renovable, principalmente solar, aunque después de este descubrimiento tampoco se resiste la eólica. La energía eólica junto con la solar son las renovables por excelencia en nuestro país.

Aunque ya hay funcionando varios modelos de pequeña potencia, como el que se puede ver en el vídeo, la empresa se ha fijado como meta, para el 2018, la construcción de un modelo de unos 150 metros de altura con capacidad para 1 MW.

La empresa creadora de este gran modelo recibe el nombre de Vortex Bladeless y su patente es un aerogenerador totalmente diferente, ya que no tiene palas, tal y como se traduce de su nombre. ¿Cómo sin palas va a accionar el generador eléctrico?

Por un lado utiliza la vorticidad para transformar la energía del viento en mecánica y por otro la piezoelectricidad para transformar la energía mecánica en eléctrica. Este aerogenerador lineal está formado básicamente por una por una torre troncocónica de poco peso fabricada con fibra de vidrio o fibra de carbono.

En lugar de transformar la energía que contiene el viento, mediante un movimiento circular de un número determinado de palas, el sistema la trasforma en energía mecánica longitudinal mediante el efecto conocido como vorticidad o calle de vórtices Von Kárman.

La otra propiedad que aprovecha es la de los materiales piezoeléctricos. Esta consiste en que, gracias a la tensión mecánica de algunos materiales (por lo general, cristales capaces de polarizar eléctricamente su masa), éstos se comprimen o estiran generando un campo eléctrico a partir del cual se puede producir voltaje. El problema que ha habido que solventar es que se requieren muchas repeticiones para que estas tensiones mecánicas produzcan suficiente energía. Este se ha solucionado con un alternador, con el que se ha multiplicado hasta en un 40% la frecuencia de oscilación del mástil, mejorando la eficiencia de electricidad a partir de la energía cinética.

Ventajas potenciales

Desde un punto de vista técnico, tiene una buena respuesta de operación ya que puede arrancar con vientos inferiores a 1 m/s, considerablemente inferior a los aerogerandores de aspas y puede seguir funcionando con vientos considerablemente superiores a los de la aerogeneración convencional, lo cual amplia el rango de funcionamiento.

Desde el aspecto de los costes de mantenimiento y de producción, hay que tener en cuenta que con la eliminación de las hélices se eliminan indirectamente también casi todas las partes móviles y mecánicas de los aerogeneradores convencionales; que dicho sea de paso, son la parte que más problemas y averías genera. Esta eliminación conlleva la reducción, no sólo de parte del coste de mantenimiento, sino también de la producción ya que son equipos mucho más sencillos.

Los beneficios de esta tecnología no sólo son económicos, sino también medioambientales. Uno de estos beneficios, sobre todo en instalaciones de autoconsumo, es el menor impacto por ruido de estos equipos frente a los convencionales sin dejar de lado el menor impacto visual de estos.

El otro beneficio es que, al no necesitar aspas o palas para su funcionamiento deja de lado problemas medioambientales originados por su impacto en la avifauna. Las aves también salen ganando y los ecologistas estamos de enhorabuena.

Otra excusa menos para apostar por la generación renovable, aunque seguro que el poderoso lobby energético no opina lo mismo. Esperemos que no se pongan demasiados palos a las ruedas de esta tecnología y que todo el desarrollo se haga en España y no emigre a Estados Unidos como todos los indicios apuntan.